Logo alcaldia de Bogotá

Instituto de Desarrollo Urbano - IDU

"En Bogotá no hay tala indiscriminada". secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia

  • “Cada obra debe garantizar que por cada árbol talado se siembran cinco árboles (modelo 1x5) en la ciudad, lo más cerca de la obra posible”, dijo la secretaria Urrutia.

  • La Administración Distrital invita a las entidades a incorporar la mayor cantidad de árboles posible en los diseños de las obras que vienen adelantando.

  • La Secretaría de Ambiente no realiza talas de árboles. Esta se encarga de otorgar autorizaciones de intervenciones bajo estrictas revisiones técnicas.

Bogotá, 14 de abril de 2021. (@AmbienteBogota). Ante la preocupación ciudadana por la intervención de varios árboles para la construcción de la troncal de TransMilenio en la Avenida 68, la Secretaría de Ambiente ha venido trabajando articuladamente con el IDU, el Jardín Botánico y las comunidades, con el objetivo de buscar la manera de reducir el número de individuos vegetales que deberán ser intervenidos para la ejecución de estas obras y, en lugar de esto, incrementar los bloqueos y traslados.

En Bogotá no hay tala indiscriminada. Cada obra pública tiene la obligación de incorporar el arbolado en sus diseños, bloquear y trasladar todos los árboles que tengan la posibilidad de sobrevivir, definir compensaciones de la mano de las comunidades. Más allá de las compensaciones normativas, cada obra debe garantizar que por cada árbol talado se siembran cinco árboles en la ciudad, lo más cerca de la obra posible”, explicó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

La funcionaria expuso que, tras ejercicios de diálogo y concertación entre todos los actores mencionados, así como revisiones detalladas sobre los diseños de los tramos, el IDU se comprometió a reducir las intervenciones para dichas obras en más de un 30 % y buscar la manera de lograr el mayor número de traslados posible. “El IDU se ha comprometido con disminuir esa tala en cerca del 30 %, yendo tramo por tramo de la obra y asegurándose de que las intervenciones son únicamente las necesarias y que se hará el traslado de todos los árboles que puedan sobrevivir a este proceso (…) Desafortunadamente hay casos en los que el tratamiento y la tala del arbolado resultan inevitables, pero desde la Secretaría de Ambiente estamos siendo muy insistentes, con los nuevos permisos, en que ese número se reduzca a lo mínimo posible y que las compensaciones sean realmente satisfactorias para las comunidades”, agregó Urrutia.

La Secretaría de Ambiente no realiza talas de árboles, es la encargada de otorgar las autorizaciones y de imponer las compensaciones bajo una revisión estricta, para que las entidades desarrollen las obras, encaminadas a mejorar la calidad de vida de los habitantes en el marco de un desarrollo sostenible. “Para la Administración de la alcaldesa Claudia López es un compromiso ineludible reducir la tala a su mínima expresión. Los permisos para esas intervenciones (Av. 68) se dieron sobre la base de los diseños presentados a esta autoridad ambiental en 2019; sin embargo, nosotros hemos trabajado con el IDU, el Jardín Botánico y, por supuesto, las comunidades, para tratar de disminuir las talas relacionados con estas obras a lo mínimo posible”, explicó la secretaria Urrutia. La Administración Distrital reafirma su compromiso con la reducción de la tala indiscriminada de árboles. Por esto, invita a todas las entidades para que en sus diseños de obras incorporen el arbolado, disminuyan -en la medida de lo posible- la cantidad de intervenciones y, si es viable, realicen bloqueos o traslados. Es importante aclarar que este último proceso está sujeto a las especies, estado de las raíces y la forma en que fueron plantados los individuos arbóreos.